Pausas Activas o Gimnasia Laboral

El programa propone sesiones de 15 a 20 minutos, entre 2 y 3 veces por semana, realizada en el puesto de trabajo o lo más cercano a él, con la dirección de un profesional y respaldado por un excelente equipo multidisciplinario de trabajo.

Ejercicio físico de intensidad baja o moderada, realizado con la misma ropa de trabajo y se pueden utilizar implementos durante las sesiones como: música, bandas elásticas, pelotas, elásticos pequeños, entre otras.

Tiene como objetivo principal servir de puente entre la vida sedentaria y la vida activa del colaborador, a través de dinámicas de ejercicios de relajación, estiramiento y coordinación, realizados en un breve espacio de tiempo en la jornada laboral, orientados a que las personas recuperen energías para un desempeño eficiente, revirtiendo de esta manera la fatiga muscular y el cansancio generado por el trabajo.

Sus principales beneficios son la reducción del ausentismo laboral, la minimización de la franja de accidentes de trabajo, reduciendo así los costos de seguros e indemnizaciones. Ayuda a prevenir las principales enfermedades producidas en el lugar de trabajo como estrés, tendinitis, lumbago, síndrome del túnel carpiano o molestias en el cuello y extremidades. Es por ello que es notorio el aumento del rendimiento del trabajador en la empresa, y además favorece a la construcción social empresarial.

Está comprobado mediante estudios en el primer mundo que esta actividad de cuidado del capital humano genera grandes beneficios tanto para la salud del trabajador como para la productividad de la empresa.

En la realidad actual de nuestra vida laboral, sin importar cuál servicio ofrezca nuestra empresa, qué fabrique o venda, si se trata de un operario de línea o un oficinista, todos estamos sometidos diariamente a una serie de riesgos ergonómicos y psicosociales como el estrés, la fatiga, la desmotivación, patologías derivadas de las lesiones músculo esqueléticas provocadas por los esfuerzos repetitivos, aumentos de la carga de trabajo, etc., que repercuten en la calidad de vida, en la salud psicofísica, en nuestra familia y en nuestra empresa, manifestándose normalmente como ausentismo, absentismo, accidentes laborales, bajas por enfermedad y bajas en la productividad.

Los altos costos que representa una “Incapacidad Laboral” por malas posiciones, estrés continuo, dolores musculares, lumbalgias, tendinitis, entre otros, se pueden contrarrestar, implementando pausas activas que constituyen una acción refrescante para la mente, la concentración, la creatividad, el buen ánimo y una mejor disposición para el desarrollo de sus actividades laborales y personales.

Los beneficios para la empresa:

  • Aumento de productividad y por consecuencia mayores beneficios económicos.
  • Reducción de bajas laborales por lesiones derivadas del trabajo.
  • Reducción de costos médicos, exámenes complementarios, cirugías.
  • Reducción de accidentes de trabajo.
  • Mejora de la imagen de la empresa y del ambiente de trabajo.
  • Los beneficios para el colaborador:
  • Mejora de la calidad de vida
  • Mejora de la relación entre los trabajadores.
  • Corrección de vicios posturales.
  • Mejora de la disposición frente al trabajo y aumenta la productividad.

No hay comentarios aún.

Agrega tu comentario

CAPTCHA
*